miércoles, 20 de marzo de 2019

LEJOS


    


Llévame muy lejos
Donde nadie nos mire. Bien lejos
A  3 cervezas del mundo.
A 2 latidos de la locura
Al principio de tu boca


Llévate una parte de mí
Llévame adonde nacen las estrellas
Al final del altillo
En donde se confiesan los planetas y descansa Sinatra
+ Allá del firmamento de tu mirada
En el cual el universo nos descifra que hoy 
tu y yo
ya somos indispensables

                            

lunes, 18 de marzo de 2019

Tipos corrientes



Soy un tipo corriente.
Tan solo alguien con suerte
Vestido de Mediterráneo, de pies a cabezas
con olor a mar.
Un trapecista con escafandra cantando por el cuarto menguante del universo creativo
Con sujeto y predicado, con trucos, sal y palabras.


Soy alguien corriente, un loco de atar sin problemas de identidad.
Un cuentacuentos atrapado en papel de soñar
Estirando del hilo rojo…
En busca de tesoros por las dobles líneas que me marcan las pautas Montessori
Un tipo corriente
Navegando entre bocetos de metáforas, sonrisas y estrellas que se funden para siempre jamás
Cuando se subrayan en fluorescente.


Soy un tipo corriente vestido de astronauta en medio de escaparates.
Paseando por la ciudad cada uno de mis monstruos sin maquillar
Esperando que les dé un poco de luz, emborrachen sus recuerdos
Y se rompan en pedazos `pa´ que no se vuelvan a meter en el fondo de mi armario
los lunes a la noche.
Sin gravedad.


Soy un tipo corriente, lo llevo en la frente, sencillo y complejo
Con sus soles y lluvias
Hecho a fuego lento con puntafinas negros, fotos e infiernos.
Soy alguien corriente, nada perfecto sin doble moral.
Un bala perdida bailando por las coordenadas de tu ombligo
Aquellas que terminan en amaneceres autorizados
Soy guitarra, alegría y claves de sol
Con olor a Agosto cuando duermo en ti.


No soy un tipo duro ni tampoco un Marlon Brandon
Tal vez un idiota con escritos grapados en folios A4 que cree en la eternidad
Somos lo opuesto, ya ves, eso sí, mirando hacía una misma dirección
Pero que no se te olvide… ¡Venus, nunca ha estado ahí arriba!, salvo que quieras dejar de soñar.


Soy un tipo imperfecto, con sus silencios
Sin pies ni cabeza, sosteniendo las horas.
 que se mete en sus cuentos
Contradiciendo la puta cruda realidad
Con puntos, delirios y comas.
Rebatiendo las madrugadas sobre las ironías de la vida,
Sobre los cantos de sirenas
Y sobre aquellos que en las noches dicen ser hijos de Julio Verne.
!Que os voy a contar sobre la magia de vivir!.
Soy un tipo corriente…Volando al nunca jamás de los versos.
Perfecto en defectos.


Soy un tipo versátil, que no para de reír
Iluminado cada calle con los pasatiempos de mis pensamientos
Pintando las estrellas que velan por los sueños
Las que forjan planes para dos cuando pasan los cometas.


Soy un tipo corriente, un artesano de palabras.
Contratando eclipses a la hora de follar para que todo parezca perfecto.
En medio de una inclemencia de verbos
Tropezando con proverbios chinos y algún que otro párrafo por acabar.
Agarrando bien fuerte las mangas que siempre guardan un último as.
Y es que tan solo soy…pues eso, un tipo Corriente `na´ más…

                               

lunes, 11 de marzo de 2019

La Estación de los besos robados




Busco respuestas en la estación donde se fraguan los besos robados
Con las luces apagadas.
Sigo esperado sentado en el andén del amor como quien espera las puestas de sol.
Sin vendas…
A que abraces el alma, a que vuelvas conmigo…al Edén de los labios
 bajo esa suave melodía de autor que llevas grabada contigo.

Tengo billetes de última hora para volver a empezar, frente al mar, con la mirada perdida en canciones alegres.
Hago autoterapia de mis cuentas pendientes, en voz baja, en alta fidelidad mientras salto la espuma del olvido pensando en ti, haciendo transbordo en cada estrella fugaz como si fuera Navidad

Ato las nubes que vienen y van, coso el viento con el rojo carmín de los besos para que no desordenen el universo y asusten la serendipia que nos regala el azar de la vida.
 Desvió los raíles a la vía principal reinventando las salidas.
Acurrucándome en los sueños.
Cambiando la dirección de las mariposas, donde conspiran las sonrisas de los fantasmas y de las fechas marcadas en mi viejo lunar.

 Disimulo en mi cuento, hablando en plural de ti y de mí, de los dos.
De tú y yo.
Reinventado nuevos rostros, orígenes, destinos.
 Conteniendo el cinismo y los más de mil silencios llenos de canela, utopías y rimas que viajan conmigo.
con unos pocos efectos secundarios revolviendo nuestra inercia encima del tablero.

Te espero despierto, mudo, al filo de las 12 en mí prologo particular, te espero libre en el mismo punto donde te despediste en París.
 Soñando con tus rizos de largo recorrido, los que llevan a pecar. Firme, rogando un par de deseos con olor a café.

Deseos sordos, fugaces como un trayecto de cercanías, que enciendan las estrellas de mis paranoias al paso de la última ronda de luna llena antes que eclipsen la ironía de los latidos en el carnaval de los sentidos.
Deseos que Iluminen las flores, descolocando tu genio y las marcas de tu cuerpo en menos de cinco minutos.

Sentado en el andén de cercanías, en el andén de los valientes donde los vagamundos del amor pronuncian tu nombre, en voz alta, rozando la voz con los dedos
Rindiéndome en los acordes que se escuchan en las vías de tu boca.

Tengo billete de última hora, de ida y no más
Esperando en el andén de los besos que nos traiga el tren que recorra el sudor de tu frontera
Antes de que se pare el tik tak del reloj de la puta realidad y no podamos regresar.

                               

martes, 26 de febrero de 2019

PROMETO II


Prometo quedarme en tu nombre, no alejarme, clavarme en la mente,
Reconocernos en la aurora de nuestras buenas intenciones.
Modular la frecuencia de las miradas, con un abrir y cerrar de ojos
Confundiendo la luz de tus pupilas con una explosión de estrellas.

Prometo dejar de rezar e ir a tu encuentro ,disfrutando de la belleza  de San Sebastián.
Confesar en voz baja los pecados con tan solo tres palabras.
Las que no hace  falta que ni enumere porque tú ya las sabes
Correr por el asfalto de tus piernas, desvistiendo tu belleza, empapando los sentidos
Agrandando los deseos, con las caricias a flor de piel,  encendidas, directo al abismo de tu pecho
De manera clandestina. ¿Lo puedes sentir?

Nos reconocemos en los pliegues de las manos y en otras tantas movidas aún por resolver.
En cada línea de los labios en cada capricho de la vida que nos regala las cosquillas del amor.
Que se fusionan con las indecisiones de la vida.

Te prometo amar despacio, escribir mis ganas más eróticas en cálidos mordiscos sobre tu cuerpo, la misma que detiene mí  respiración en las distancias cortas.
Izar los sentidos y guardar en algún cuaderno de mi vida cada uno de los latidos
Con el final que tú  desees contar. ¡No lo eches a perder!

Te prometo un poco de desorden al pasar por el balcón de tu sonrisa  y un poco de calor al sobrevolar el sendero de tu ombligo.
Prometo emborracharme de ti, desplegar las alas, entonar un canto a la vida, enredarme en tu fuego sobre el colchón donde se colorean tus pálidas mejillas.
Recoger las estrellas de la melancolía, a espaldas de la luna llena, con alguna horquilla de tu melena, aunque se declare anticonstitucional.

Desvistiéremos partituras con tu parte de Julieta, reescribiré melodías con mis resacas de Romeo después de cenar.
Me mudaré a las huellas de  tus besos, en algún que otro rock and roll en forma de suspiros  que se funden en un mismo idioma en las tardes de Domingo.
Como raíces al sol .Cada vez que caen los pétalos al suelo. Con un poco de paciencia.
Amarrando tu rostro inocente .Quedándome atrás como un suicida enamorado quemando el boulevard de los sueños  rotos.
Rasgando las rimas de las inquietudes gemidas derritiendo la timidez de tu Polo norte.

Te prometo seguir por mi próximo poema, la que asalta mis movidas, aquellos deseos encubiertos buscando reflejos que ricen nuestro juego, de tú a tú.
Sin nada en los bolsillos más que la utopía de las caricias
Disipando los gritos de la vida en pasadizos secretos.


Te prometo volver a elegir y licenciarme en ti-
                            

jueves, 21 de febrero de 2019

PROMETO I


  

Te prometo seguir por las pecas de tu cuerpo
 Las que casi nadie nombran y todos sueñan con borrar.
Prometo sintonizar la emisora de nuestros labios más calientes
 con el suave latir de las constelaciones de tu piel,
justo al lado de los sueños más prohibidos donde se liberan las constantes más vitales.
Donde se pierden las maneras.

Prometo robarte el sentido, echarte de menos
 Calarme de tus besos si escapas conmigo a un mundo de puntos suspensivos
Con puestas de sol a lo ancho de tu cintura
¡Ya conoces mis pautas de actuación!
Plantarme ciego en mitad del abismo sin caer al vació,  frente a la lluvia
 Sin ceder ninguno de mis  puntos cardinales.

Prometo correr a tu almohada e ir a uno de tus sueños, con mi mejor de las sonrisas,
 sin despertador, y encajar en uno de ellos.
 Rasgar las rimas de las inquietudes sin capas ni espadas, interpretar con urgencia las puñaladas que llevamos en la espalda.
Saltar como gatos por los tejados de la ciudad hasta llegar a tu boca aunque para ello deba perder alguna de mis siete vidas.

Relamer la locura en tan solo un instante.
Revelar las fotografías que un día nos hicimos en la estación del edredón, mostrando sus luces y sombras.
Guardarlas en la mesilla de noche, en el cajón donde almaceno las contradicciones de mi vida.
 Desafiando al olvido, viajando hacia las yemas de tus dedos y que hablen por nosotros dos.

Prometo cumplir cada una de mis condenas, con mis principios, por injustas que sean
Derribar las letras del abecedario con las que se expresan mis cicatrices, derrumbar las puertas del destino  para que me traduzcas que todo puede llegar a ser.
Tan solo porque tu me puedas tocar, sin control ni medida.

Prometo ser el culpable de quien te quite la ropa
¡Qué coño! del que nubla las distancias que nos impone un tal Cupido
Taparlo con mis dedos o tal vez con una copa de vino `pa´ bebérnoslos de un trago.
Resucitar las locuras que ansían de ti. Disparar la flecha sin que nadie intervenga.
Mojar los planes del corazón, abriendo las fronteras de nuestras bocas con el sudor de nuestra pasión para convertirse en mi nueva patria.
Te prometo no regar más páginas sobrevaloradas escritas con falsas sentencias finales  de las que no crecen ni orquídeas ni rosas  y  si garabatos que marchitan la libertad.

Prometo tirar por la borda los puntos y apartes de los tweet no enviados
Escapar de los fríos fuegos. Envejecer a tu lado
 Pasar página por el tacto de tu piel hasta que todo encaje
Adentrarme en tus brazos de algodón
Hasta que las noches sean perfectas según tú código penal.

                           

lunes, 4 de febrero de 2019

Microcuentos: Eterna






Y el SOL se acercó lentamente a la LUNA y le susurro al oído:

             -. ¿Siempre te despiertas tan radiante o le robas cada día el brillo al verbo amar para convertirte en eterna?

                                 

sábado, 19 de enero de 2019

Como un niño




ME ESCONDO en el vestíbulo de los recuerdos pasados,
con las luces apagadas, esquivando las salidas de emergencias, en modo avión, sin cobertura.
Como cuando éramos unos críos jugando al fondo de clase
disimulando, sin que nadie nos viera, SIN MIRAR EL RELOJ.
Intercambiando los cromos de la liga, de una temporada cualquiera, con sus “faltis y tenguis”

Me CONTENGO en nuestra trinchera imaginaría, detrás del hechizo, del escondite inglés.
Abriendo los candados del tiempo, de aquella primera vez.
Tocando la gloría.
 Desobedeciendo los rompecabezas que brinda la vida, despacito y callado.
Orbitando como un pequeño astronauta por el patio del recreo, COMO ÚNICO MUNDO.
Corriendo de arriba, abajo…a la caza de pisadas que vuelan libres hacía el mañana. Aquellas que dejan huellas.
COMO BANDERA DE NUESTRA FELICIDAD. Desafiando al viento.
GRITANDO, CANTANDO, jurando la vida mientras cruzamos los dedos, siendo invencibles.
Sin seguir un puñetero plan, sin prisas, remedios, ni urgencias esperando que nos de la rendición.

En silencio,  medio dormido en el pupitre, perdido al final de lo que llaman ironía, abriendo la mente de par en par. ¡ PARA QUE ENTRE LA LUZ1
ME subo a mi barco de papel atravesando ecuaciones, sumas y restas si mochilas ni maletas, Buscando un faro en alguna que otra letra que se enrede en mi  cabeza que me mantenga a flote.
Cualquier cosa vale para evadirme de clase. Aunque para ello me invente cien lunas llenas y algún labio por los que morir.
 Construyo presentes dando vueltas al sol sobre un tablero de ajedrez, en nubes de algodón (conquistando princesas, cabalgando dragones,
matando las horas imitando la grulla, respirando un cierto aire con olor a hogar),
 aquellas que amarrábamos en un puño y no las soltábamos nunca más,

Doy voz al futuro a las palabras adormecidas, las que atrapo al azar al abrir el balcón,
las que parecen no dicen mucho y lo dicen todo:
 Se graban en el pecho, a fuego lento, convirtiéndose en prólogos de la vida.
 Tal vez no son perfectas pero son las que son. ¡CLAVES!
Palabras clavadas con chinchetas para que no se pierdan en silencios y caduquen con los días
Retando a los caprichos del destino, disparando con bala, por si te vas.


Te espero en el renglón de la última página, la que trae la calma al abrir el paraguas,
Colecciono aguaceros, consumo caricias y trozos del día mediante besos ahorrados.
Construyo caminos con algo de celo y un poco de cartón.
¡Sin perder la ilusión!  Sin perder el sentido de lo sobrenatural.
 No es nada sencillo, aparentar la cordura, es cuestión de apariencias.
Una puta manía como cualquier otra.

ME EMPAPO de ti, de moralejas y secretos, bajo una lluvia de confetis con relámpagos de papel aluminio,
Esperando que se enciendan las bombillas de la habitación
y despeguen los sueños rotos de mi pequeño universo.
¡Toma aire!
Me fundo en los cuentos más extraños, aquellos que perduran con gran linaje el paso del polvo:
Quizás los más sinceros, los que encienden el corazón.
Los que enganchamos con pegamento en el alma para el resto de nuestras vidas.

Te quiero a mi lado, removiendo el lienzo con los colores más suaves, a contraluz,
en el lado bueno de la suerte, en el lado inmune de la vida.

Timonel del cometa Halley que vela por las estrellas de la Vía Láctea,
que moldea los suspiros para envolver los planetas con papel de regalo…
Y ENTREGARTELAS DE NUEVO.
 Alejando este maldito frio cada vez que soplo las velas y pido un deseo.
¡FELIZ CUMPLEAÑOS! Acepta este viaje.

Pasan los años. Uno tras otro. Cambia el decorado. Uno los puntos de mi acento vivido junto a las risas sinceras
De mi timbre de aromas.  Abro la puerta de las cosas bonitas
Para volver al principio, para reencontrar el calor de los sonrojos del aire de cuando mediamos 3 palmos.
Trazando dos líneas rectas, con escuadra y cartabón para que se unan los cuerpos.
Y  retar a la suerte.  No hay fuera de juego, TAMPOCO hay balón
pero con la tontería casi canto un gol.

Pinto la vida del color del lápiz del que me sale de…los recuerdos.
Borrando lo que me venga en gana y rebañando los dedos en Nocilla.

Tardé unos sueños…
Pero domino el valor de todos los demonios, de los fantasmas,
de los monstruos errantes que se esconden debajo de la cama a los que daba de comer después de medianoche.
También de los que deambulan de madrugada, sollozando en el armario,
buscando ansiosos otras habitaciones a las que atemorizar.

Sigo el compás de las cartas urgentes, la de tus ojos oscuros que regulan mis versos más cuánticos, de las mariposas pérdidas.
Sigo la aguja que rompe la brújula cada vez que esquiva los pasos que me exigen ir hacia el norte cuando anhelan pilotar por el sur
Rodeando principios, a escondidas, arrancando otoños, tan solo con la niñez que llevamos adentro,
Y con ello no basta.

Salto los semáforos en rojo, como quien se salta el protocolo, sin necesidad de subir a un Delorean.
Que me acerquen a ti, que me lleven al pasado, que me devuelva los recuerdos, el olor a plastilina y el polvo de tiza.
¡Es parte del juego! ¡Déjate llevar! No frenes.
Soy fugitivo de la cordura y lo sabes muy bien.

Tan sólo debes buscar en tu paz interior sin mirar al espejo.