sábado, 19 de enero de 2019

Como un niño




ME ESCONDO en el vestíbulo de los recuerdos pasados,
con las luces apagadas, esquivando las salidas de emergencias, en modo avión, sin cobertura.
Como cuando éramos  críos jugando al fondo de clase,
disimulando, sin que nadie nos viera, en busca de nuestra arca perdida. SIN MIRAR EL RELOJ.
Intercambiando los cromos de la liga, de una temporada cualquiera, 
¿quien no se acuerda de  los “faltis y tenguis”?

Me CONTENGO en nuestra trinchera imaginaría, detrás del hechizo, del escondite inglés.
Abriendo los candados del tiempo, tras los cristales de aquellas primeras veces.
Tirando globos, jugado a  tazos, montando y desmontando  los rompecabezas que brinda la vida, orbitando por el patio del recreo, COMO  ÚNICO MUNDO
1,2,3 pica pared.

Desenvuelvo chimos, boomer y phoskitos como si fueran tesoros, aquellas pequeñas cosas que dejaron sabor.
COMO BANDERA DE NUESTRA FELICIDAD. Desafiando al viento.
GRITANDO, CANTANDO, jurando a la vida mientras cruzamos los dedos. 
Sin seguir  un puñetero plan, sin prisas, remedios, ni coches fantásticos.
A la señal de un simple gesto, aunque con el peligro de perder todo por ir a destiempo.
!No me barrufes!

Dormido en el pupitre, proyectando deseos sin subir al cielo, abriendo la mente de par en par. ¡ PARA QUE ENTRE LA LUZ!
Zarpo en mi barco de papel atravesando ecuaciones, sumas y restas, Buscando mi faro en alguna que otra letra que suena por mi cabeza.
Cualquier cosa vale para evadirme de clase. !Apuesta por ello!
 vueltas y vueltas al sol sobre un tablero de ajedrez, en nubes de algodón (conquistando princesas, cabalgando dragones,
matando las horas imitando la grulla, respirando un cierto aire con olor a hogar),
 aquellas que amarrábamos en un puño y no las soltábamos nunca más,

Doy voz al futuro a las palabras adormecidas, las que atrapo al azar al abrir el balcón,
las que parecen no dicen mucho y lo dicen todo:
 Se graban en el pecho, a fuego lento, convirtiéndose en prólogos de la vida.
 Tal vez no son perfectas pero son las que son. ¡CLAVES!
Palabras clavadas con chinchetas para que no se pierdan en silencios y caduquen con los días
Retando a los caprichos del destino, disparando con bala, por si te vas.
  
Te espero en el renglón de la última página,  la que trae la calma al abrir el paraguas,
Colecciono primaveras,  consumo caricias y trozos del día mediante besos ahorrados.
Construyo caminos con algo de celo y un poco de cartón.
¡Sin perder la ilusión!  Sin perder el sentido de lo sobrenatural.
 No es nada sencillo, aparentar la cordura, es cuestión de apariencias.
Una puta manía como cualquier otra.

ME EMPAPO de ti, de moralejas y canicas de colores  bajo una lluvia de confetis con relámpagos de papel aluminio,
esperando que se enciendan las bombillas de la habitación
y despeguen los sueños rotos de mi pequeño universo.
¡Toma aire!
Me fundo en los cuentos más extraños, aquellos que perduran con gran linaje el paso de la arena:
Quizás los más sinceros, los que encienden el corazón.
Los que enganchamos con pegamento en el alma para el resto de nuestras vidas.

Te quiero a mi lado, removiendo el lienzo con los colores más suaves, a contraluz,
en el lado bueno de la suerte, en el lado inmune de la vida.


Timonel de cometa Halley que vela por las estrellas de la Vía Láctea,
que moldea los suspiros para envolver los planetas con papel de regalo…
Y ENTREGARTELAS DE NUEVO.
 Alejando este maldito frio cada vez que soplo las velas y pido un deseo.
¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

Pasan los años. Uno tras otro. Cambia el decorado. Adiós a Espinete, Caponata  e invasores  lagartos.Uno los puntos de mis acentos más cálidos  junto a  la verdad de las risas.
De mi timbre de aromas.  Abro la puerta
Para volver al principio, para reencontrar el calor de los sonrojos del aire cuando no mediamos ni 3 palmos.
Trazo dos líneas rectas, con escuadra y cartabón para que se unan los cuerpos por si me pierdo. 
La esencia de  ayer es el calor de hoy.
 No hay fuera de juego, TAMPOCO hay balón pero con la tontería casi canto un gol.

Pinto la vida del color del lápiz del que me sale de…los recuerdos.
Borrando lo que me venga en gana y rebañando los dedos en nocilla.

Tardé unos sueños…
Pero domino el valor de todos los demonios, de los fantasmas,
de los monstruos errantes que se esconden debajo de la cama a los que daba de comer después de medianoche.
También de los que deambulan de madrugada, sollozando en el armario,
buscando ansiosos otras habitaciones a las que atemorizar.

Sigo el compás de tus ojos oscuros la que regulan mis versos más cuánticos, de las mariposas pérdidas.
Sigo la aguja que rompe la brújula cada vez que esquiva los pasos que me exigen ir hacia el norte cuando anhelan el sur
Rodeando principios, a escondidas, sin trucos, tan solo con la niñez que llevamos adentro,
Y con ello no basta.

Salto los semáforos en rojo, como quien se salta el protocolo, sin necesidad de subir a un Delorean.
Que me acerquen a ti, que me lleven al pasado, que me devuelva los recuerdos, el olor a plastilina y el polvo de tiza.
¡Es parte del juego! ¡Déjate llevar! No frenes.
Soy fugitivo de la cordura y lo sabes muy bien.
Tan sólo debes buscar en tu paz interior sin mirar al espejo.

                       

lunes, 7 de enero de 2019

¡Saludos cordiales!



Te busco ahí fuera entre la confusión de la gente.
 En cada uno de los pasos que nos acercan a nuestra luna de papel
Digamos que pequeña, luminosa y bella, ondeando su cálida desnudez.

 Te busco entre los gritos que se pierden en el aire,
los que se esfuman al pasar el último tren para devolvernos nuevamente el silencio.

Te busco en los acordes de guitarra que armonizan la noche de cristal BAJO un manto de notas,
esparciendo su calor por los cielos, a mar abierto. Por todas direcciones, para esperanzar aquellos que tienen las luces apagadas ,
que van a la deriva
Anclados en esta loca vida,
Flotando lejos, llegando lejos, bien lejos… esperando las escuchen.

Te busco en las alturas, a contracorriente, en cada despertar del Sol en cada bostezo de la luna.
 Eligiendo melodías, sorteando planetas…en aquellas preguntas que arrastran el viento y no tienen respuesta,
Pero huelen a verdad.
 ¡Parezco un idiota!  Parece una utopía, lo sé.
Pero sigo buscándote en cada actitud, enciendo las bengalas de la fiesta de fin de año para que me reconozcas por si paso por delante
 Distraído, y no cruzo la mirada contigo.

ME ACERCÓ, SÉ QUE ANDO CERCA. ¡No me doy por vencido!
Pregunto en silencio por ti, a mis instintos primarios allá donde se prende la llama, donde me siento un chiquillo, donde se quema el alma.
Agitando los nervios, los que lo cambian todo. ¡ Sin miedo a perder!

Recuerdo los labios y besos de los que huí y después regresé, en todos los gestos en el que me equivoqué.
 En lo echamos a suerte, en las tardes de enero, en el sí pero no, en él cambio de tornas.
Te busco en cada rincón, por todos los sitios, en las marcas de piel que solo se dan al perder la partida, al metemos hasta dentro de la boca del lobo.

Camino por el lado + salvaje de la vida, el que + emociona el que menos esperas. ¡Ahí te busco yo!
Rebusco en lo profundo del universo, del revés, en los caprichos del destino, en el último bar.
Tomando aire, apurando nuestra estrella antes de desconectar del todo nuestra piel.

Te busco en el abismo de los besos,
 los que encienden la luz, los que cumplen nuestros sueños al arrancar los botones del deseo,
a mi manera, a la hora del recreo,

Te busco en los rayos de sol de la mañana, en cada historia que sabemos nos pertenece. ¡En technicolor!.
En los títulos de créditos de algún film de Billy Wilder en blanco y negro.
En los primeros días de la semana. En las Últimas horas de la madrugada. En cada semáforo en verde, en cada rojo pasión.
 ¡Desnudos en cuerpo y en alma, al descubierto! Sin nada que esconder con mucho que ofrecer.

Te busco en todos los sueños que absorben la almohada al despertar a las 6 y no se levantan.
Se duermen y descansan sin salir de la cama  ¡Nada que tú no sepas!

Te busco en el tal vez del mañana. En miradas perdidas. En el quizás de las dudas.
En la tregua que da la puta vida con sus acordes de grandeza.
En alguno de mis locos mundos en los que grito, canto y jodo. En alguno de esos, ¡ahí te busco yo! como cualquier persona corriente.
Te busco en Oporto, Madrid, San Sebastián, te busco, te busco, te busco…
 en el estribillo de todos los discos
En  las canciones inacabadas que viven arrugadas, cansadas y extasiadas en folios rayados con manchas de café-
Aquellas que faltan aún por tararear y detallar su armonioso final, que solo reclaman en silencio un poco de tregua.
Para poder ser oídas y no tener que imaginar.

Te busco en los tejados del cómo fue y del cómo será, en el desván de la ilusión, en el altillo de lo que cuesta comprender
EN CADA BANDERA BLANCA cosida por valientes que jamás se tendrían que ondear.
Me subo a lo alto de la noria abrazando las estrellas sin que nos sobren las razones, buscando nuevos  horizontes.
TE BUSCO por la vía láctea de la comisura de los sueños. Sin dar un paso en falso. Ahí te busco yo porque sé que no andas lejos.

 ¡Saludos cordiales!

                              

martes, 27 de noviembre de 2018

SUSPIROS (II PARTE)




Te muerdes los labios, se consumen las velas, se inflaman latidos al escucharte a mi lado.
Desvisto conjuros que nos alejan del cielo para arrimarnos a las oscuras tinieblas.
¡Y Satisfechos que estamos!

Me fundo en la órbita de tu inocente mirada. 
Cercando mí infierno, siguiendo el instinto que incitan las llamas
Sin reglas ni pautas. Libres de pecado -¡perdóneme usted!

.Suplico tus besos antes de que expiren. Preciso tenerlos como necesito tu aire.
Enciendes mi fuego. ME QUEMAS. 
Derrumbas mis miedos. ME LLENAS de vida con tu polvo de hadas
Acelerando el CALOR de nuestras tensas partidas.
Conspiras sonrisas en cada poro de piel de tus blancas colinas por las que acabo cediendo.
Me Encadeno a tu boca, mi  pequeño MAÑANA, mi estancia forjada gota a gota a fuego lento, a fuego eterno. ¡Palabra de Dios!

Cambias la historia con cada apretón. Rebobinas con ellos el paso de tiempo, logrando vivir en el solsticio de la eternidad
Alteras la luna, Eclipsas mi mente, sonrojas al Sol al Morder la locura. ¡Amén!.
Sigo prudente la línea indomable de tu curva silueta
Sorteando anhelos, gestos y alguna que otra historia que nunca  mencionas cuando nos adentramos en el sexual laberinto! ¡Imposible ya detenernos!
Siente el deseo,quédate conmigo. Empapados en sudor.
¡Líbrenos del mal señor!

Desabrocho cada una de las constelaciones ocultas que sostienen la calma, con unas ganas tremendas de envolverme en tu olor.
ME PIERDO ENTRE LOS FINOS HILOS DE TU negro CABELLO.
Aflojo los botones que guardan las mejores locuras en cuanto se funden las bombillas de la razón.
, Apenas te veo, te oigo gemir, respiro tus versos. ¡TE INVITO A SENTIR!.
Alumbras mis tantos desiertos pasados.
Aquellos que parecen ya hoy olvidados y que nadie merece
Aunque se tengan motivos.

!tarde! ya es tarde.
hay tardes de lluvias que se convierten en nuestras y tardes que mojan toda una vida
Apuesto por ti. Aquí no hay censura ni cojones que extinga el calor.

Tambores de guerra resuenan en el tango de nuestras mariposas
Las mismas que  posan ingenuas en el ombligo prohibido antes de partir hacia el verano de este noviembre gris
Buscando su hogar

Ya no hay remedio, jersey ni corbatas y sí mucho de rojo carmín.
Suben los grados cada vez que nombras mi nombre .
Tarareo tu piel. Acaricio las risas, las mismas que aturden los planes
dejando prendida esta hoguera

Regalas suspiros ,SUBE la temperatura en el contorno de tu universo.  Sigo la SINCERA banda sonora que compones cada noche  al  hacerme el amor.  ! Despacio!
Adiós a la ropa, brindo en tu pecho, calados de amor y nada es en vano. ¡Me muero de sed!          
Me hierbe la sangre cada vez que entro a tu templo.                                                                                                        
¡Perdiendo EL CONTROL!  ¡Nos puede el impulso!.

Recojo el equipaje rumbo al abismo donde empieza tu nombre ¡Adiós a las alas! ¡Adiós a las medias!
Deseo encontrarte en cada quejido que das. ¡Huye conmigo!  
Arañando pecados SEMBRANDO PLACER
                              
                        

sábado, 17 de noviembre de 2018

SUSPIROS ( 1 PARTE)




Colecciono suspiros
Que se escapan por el balcón de tus labios
A altas horas de madrugada
Hacía cielos abiertos
Cada vez que beso tu piel

Le ponemos vocales a los gritos salvajes
Inventando impulsos en cada boca comida
¡Con decisión!
 Con los cinco sentidos a flor de piel.
¡Bajamos la guardia sin apagar las estrellas!  
Eres la llave que abre el edén, mi salto de fe a la que arranco la ropa.
Descontrolando mis cuentos, despreciando el final de las historias jodidas.
Aquellas que acaban en un punto sin más abriendo el portal de las cuentas pendientes.

Te miro de frente, sin táctica alguna. ¡Eres distinta, lo sabes muy bien!
Se incendia el infierno cuando te rozo, Se prenden los cuerpos al alumbrar las miradas.
Parece otra vida, pero ¡No!  Se trata de amor cuando vendemos el alma al diablo.
Te sientes acústica, libre y ligera hablando en puntillas
Aquí, muy cerquita, mano con mano.
Improvisando los dos.   

Desarmas la calma, persigo tu magia.
Se estremece la piel al verte tan cerca. Se dilatan los ojos al tenerte conmigo
Cosidos tú y yo en el séptimo cielo bajo un mismo cuerpo, sin miedo a caer.
Coincidencias astrales de las que sobran palabras
Confidentes de sueños consumiendo placer en cada asalto de labios en el ring del colchón.
  
¡Suben los grados al hablarte al oído! Nadie nos mira.
¿Me das tu visado? Te reto a viajar desafiando las normas.
¡Ansío sentirte!  ¡No te confundas!
Me conmuevo en el mapa de tu belleza , sellando con X  el umbral del deseo.

*****

Modulas la voz, me OBSERVAS temblando
Amarrado en el andén de tu cabello rizado, oculto en la vía láctea de tu pequeño lunar
¡La marca de un sueño que nunca se apaga!  Aquellos que nunca se olvidan,

Te leo entre líneas, te saco la esencia que te hace muy grande.
Me enredo en la voz en un mismo idioma el que se da con las manos,
En busca del timbre que abra las piernas.
Reescribiendo delirios, desordenando el eco que se da en la habitación
al hacer el amor.

¡Bendito tu cuerpo! Te dejo un mordisco a lo Hansen y gratel para saber regresar
Te sorbo un te quiero para alterar a cupido
Me confías gemidos que van a mi encuentro.  

Conspira la noche a nuestro favor, nos dejamos llevar,
Pintamos calor en tu lienzo de cuero entre guiños quemados
y los Instintos Primarios..
Elijo tu cara, nos borramos la cruz dejando al descubierto los juegos carnales.

*****

                        

martes, 23 de octubre de 2018

DÍAS DE LLUVIA





Días teñidos de lluvia.
Eras la parte intensa del SOMOS, hoy la quimera que se desdobla al margen del TÚ y el Yo
Con la luz de la luna como único guía.
Dejando atrás las puestas de sol dejando atrás los tejados donde nos besamos.

Cae la lluvia a modo de canción
Línea directa a la soledad
Estrellas fugaces sin documentos
Grabadas a fuego vagando por el este de mi ciudad

Elijo cara. Me sale cruz.  Sigo tentando a la suerte, mala señal
Evito los suspiros que me recuerden a ti. ¡Portazo a los sueños! A vueltas con la agonía.                               
Te distancias, nos dejamos atrás.  A dos pasos de aquellas expectativas. A un mundo de nuestros labios.
Una última calada antes de marchar y  que pueda comprender algo, bajo esta intensa tormenta.

Lagrimas que derraman papeles mojados
Leyes que limitan mi normalidad que corta la alegría en dos.
Deshago el tiempo, Me estremezco.
 Observo como los puntos cardinales no encuentran su lugar en el bolsillo de la vida
La suerte está de tu lado, por decreto real. Mi corazón anestesiado navega a la deriva
Adiós a los desayunos con diamantes, a un pijama para dos y a los mensajes por whatsaap.

Se acentúa la lluvia, cesan los bailes.
Las gotas desoladas gritan tu nombre y yo empapado de superstición
Las luces de la noche dan paso al nuevo hoy
Ando por las calles de los recuerdos inmunes, repletos de grandes titulares
Incendiando las malas sombras, caldeando mi mala boca.

Confieso que dejo bastantes cosas pendientes.
Dejando todo patas arribas.
Descifrando cada uno de tus desplantes
Salpicado por lejanos destellos de felicidad.

Asfaltos mojados, Tejados vacíos, deseos gastados
Caprichos insignificantes amontonando mucho de guerra y poco de paz
Agitando el silencio, agigantando el momento.
Objetos perdidos encharcados de dolor que buscan un poco de intimidad
A ciegas, con vendas en el alma
Sin nada de destino sin un solo horizonte.

Un alma loca edición limitada a precio de saldo
EN MANOS de una marioneta rota y sin hilos.
Enredada en mi cabeza bajo el sonido de los  truenos
Sin billete ni resguardo bajo un universo de mentiras.

Ando cansado entre un delirio de paraguas abiertos
Me detengo a ver la gente que huye corriendo del tal vez al jamás
Cruzando aceras, apagando aquel sueño que prendimos de madrugada
En modo reembolso. Sobre un tejado de ajedrez .Allá donde hoy ya no encajo
Donde te comiste a mi reina.

Un bono gastado, un viaje relámpago
¡Visto y no visto! Encontramos la salida.
Pasajero de un amor pasajero, !menuda ironía!, caduco de emociones
Huellas borradas en la despensa de la ilusión
Por las calles lluviosas de Barcelona
Pensando que está Todo perdido
 Tras el discurso de nuestro último aguacero.

                          

miércoles, 10 de octubre de 2018

EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS



Vivo en una espiral de locura
Abrazando la vida, Encogiendo la mitad de la voz.
Soy el todo y la nada. Revolcado en alcohol 
borracho de fe.
Veo Alicias vestidas de azul y sombrereros tercos en cada paso de `zebra` 
¿visiones? ! tan solo hay que dejase llevar! 
Persigo conejos,para nada de la suerte, que tienen el control del reloj !que alguien los pare!
antes de caer en las profundidades del País de las Maravillas. ! Sálvame Dios!
...Efectos secundarios
en cada trago que doy.

Se me aceleran las pulsaciones. Altero los latidos
¿Realidad o fantasía? Vete tú a saber.  Todo ello esparcido en mi mundo interior desordenando el corazón.
Un anhelo encendido, una forma de vida, un cometa que se escapa en el día de mí `no cumpleaños´
Una canción sin nombre, cansada de tanto sonar que se queda resoplando en el portal de tus labios, en soledad.
Tarareando estribillos regalando te quieros

 Pienso en ti, disimulo mal. Eres mi Dosis de placer. Lo sabe el Sol y lo sabe la Luna.
El cielo está huérfano de estrellas a las 10 de la mañana. A mi no me mires.
Me declaro inocente. Apuesta por ello. Pero si quieres me pongo a pintarlas.
Le robo susurros al tiempo. Antojos sinceros que avivan el infierno tras las cortinas del cielo
30 grados de ingenuidad vertidas en una copa de cristal
 Para encontrar algo de complicidad. Antes que olvides.

 Abro los cerrojos del futuro que abren puertas al destino
Busco preguntas, busco respuestas
Busco un gesto loco que me saque de aquí
De este presente. De los jodidos Judas de este planeta.
Soplo a la suerte la última bala de mi corazón  `pa´ volver a empezar
Y alejar el veneno.

4 segundos de provocación
Atados a la inexactitud
4 segundos que desnudan condenas
Segundos suficientes para hacer temblar todo el decorado que levantamos
y borrar de un plumazo la eternidad.
Lentos segundos que dan paso firme al punto final de la historia. 
Costumbres de Enero que calma los cuentos del corazón
Que clama por la libertad de los lunares de la piel.

Soy testigo de las madrugadas que abren la puerta hacía un último sueño.
de poder estar contigo, desayunando tu piel.
Es esa lágrima sincera en el punto exacto donde nos dijimos adiós
Aquel papel arrugado donde se encuentra escrito tu nombre. Deseando algo más.

Una palmada en la espalda sin cita de autor, sin rastro de Carroll.
Tan cierto como la razón luminosa que se apaga al morir las estrellas
Ese último suspiro donde el aliento regala las conexiones del tiempo
Y los temores temen perderse por la galaxia.
Esperando su momento. Mendigando un poco de luz. Esperando un beso de esos.

Tengo los sueños recubiertos de bruma
Con grandes arterías por donde pasan mi sangre.
Que andan cortadas, en obras anémicas
Llenas de heridas, plagadas de defectos
Esperando que vengas a poner un poco de orden
O tal vez un poco de ron.

Vivo pendiente de un hilo…
…Colgado en el alambre de la barra del bar
Allá donde se acomodan los sueños más despistados.
Vivo sintiendo palabras perdidas
Aquellas que justo nunca te digo.
Vivo indeciso en la frontera de las miradas
Sentado como te dije en una espiral de locura
Que salpican en los días con olor a rutina.


                            

lunes, 3 de septiembre de 2018

DÍAS



Hay días redondos y días bonitos
Hay días de agosto que se tiñen de azul al resonar los latidos inmunes de nuestra juventud.
Hay días pintados del color de diciembre, blancos y borrachos como la respuesta que nunca me das, enfriando el paso invernal de final de noviembre al caer hoja tras hoja los escritos que se leen a través de miradas.

Hay días anónimos, en los que no se espera nada, llenas de palabras vacías al resolver crucigramas. Días rotos que por fuerza nos hacen ser un poquito más imprudentes a pesar del centenar de defectos que con ello conlleva.

Hay días extraños, bien tontos, escondidos entre anuncios clasificados, revueltos, que nos hacen cambiar de opinión pasando del sí al no, del 0 al 1 y del blanco al negro en cuestión de segundos.

Páginas en blanco, malheridas, que no te mencionan. Huellas borradas por las coincidencias, amontonadas en los 12 meses del calendario, pidiendo ser rescatadas. Puertas abiertas vaciando discursos, secretos ocultos buscando salida. Convirtiéndose en un punto débil.

Siempre hay días nuevos. Serán por días. Hay días juntos, días de fútbol, días para enamorarse incluso días de vino y rosas.

Días que quedan grabados a fuego lento, guardadas en recuerdos y reveladas en fotos que valen un imperio `pa´ después recrearnos a la hora de dormir con lo que realmente importa.

Días silenciosos que no dicen nada, que se quedan muditas en el tintero, con sus causas perdidas. Sin tono ni argumentos. En el punto exacto donde convergen las frases hechas con las cicatrices sanadas por la sal del paso del tiempo.

Días de luces, bostezos y sombras en el que no suena el teléfono y no por falta de cobertura.

Días sueltos que vienen y van, escritas en versión condicional sin temor a no entender nada. Días revueltos aparcados en doble fila como las olas del mar protegiendo el hechizo de las sirenas de los caprichos arenosos en corazones intrépidos.

Hay días bien largos que se quedan a medio camino entre lágrimas desterradas, ahogadas de nada y entre gotas de anhelos que nos traen las tempestades profundas de los sentimientos. Lluvias frescas. Días con sus historias y sus anécdotas que asoman en el solsticio de los infiernos, protegidas bajo la atenta mirada del Rey Orión.

Días que suman aunque salgan las nubes, mientras el sol, paciente, se camufla arañando el destino en algún que otro motel de Ciudad de México.  Días en los que me declaro creyente de bocas, practicante de besos y rebelde de normas deseando una total libertad. 

Lunes, que fingen ser jueves, callados, en silencio, descontrolados de paz. Antojos de Marzo encendiendo los planes del fin de semana, promesas de Abril salpicando la melancolía del resto de meses. Aromas perfectos que nos desvisten de miedos y nos vierten de amor. Sabores a ron, tequila o Anís, sabores bien nuestros.

Días que aprietan al corazón, rezando a cualquier hijo de un dios menor para refrescarnos las 7 vidas que nos quedan por maullar. Días envueltos en un manto de ilusiones. Gatos callejeros, ronroneando en silencio, vagabundos de cielos esquivando las condenas declaradas en acordes,y versos para así no tener que suplicar que aquí estoy desvelado sin amor. Horizontes desamparados donde poder gritar tu nombre en el carnaval de cada beso pensado. Desojando vivencias.

Estrellas malsonantes pendientes de un hilo, estrellas fugaces a las que pides ser Superman para no tener que imaginar ¡volar por los aires!

Hay días compartidos de puestas de sol trazadas con la energía de la primavera que cambia el rumbo de las madrugadas confesando las batallas gemidas en abrazos de piel.

Días apagados que dibujan garabatos con la ancha silueta de un firme ADIÓS, al separarme de ti, derrotado y desarmado.

Hay días utópicos en los que despierto subido en la noria de tu boca, pendido en los labios como trapecista de relevos sin que se calmen los deseos.

Días alocados, días de `contigos´ llenas de vibra al cruzar la calle de la indiferencia para sanar las heridas. Son uno de esos días con un único objetivo, pintar de magia cada una de las horas que nos quedan por vivir buscando nuestro mejor momento.