jueves, 28 de octubre de 2010

Cantando bajo la lluvia: El musical mas famoso de todos los tiempos

Hola Divaneros después de un par de semanas sin dejar ninguna entrada es  hora  de  calzarnos  los zapatos y saltar, bailar o danzar por la consulta para darle un poco de  ritmo a nuestro cuerpo al son que tarareamos alguna bella melodía inolvidable. Lo habéis  acertado, hoy conversaremos sobre el incomprendido género musical. Pero no olvidemos que hubo una época dorada, donde era respetado, admirado  e estimado, y que consiguió cautivar a las estrellas del momento y arrastrar a millones de espectadores en  las  butacas de medio mundo. Filmes como “Bailando nace el amor”, “Brigadoom”, “Un día en Nueva York”, “Sombrero de  copa” y posteriormente “My fair lady”, “Sonrisas y lagrimas” o la oscarizada “West Side Story”  rompían las taquillas.
A la hora de hablar de los clásicos del cine no podemos, ni debemos olvidarnos de la eterna, célebre y magistral “Cantando bajo la lluvia”. Un 27 de marzo de 1952  la ciudad de Nueva York se engalano para su estreno, convirtiéndose desde ese mismo instante en todo un referente y en unas de las películas más amadas en la historia del cine.  El tiempo lo ha encumbrado como el musical más famoso de todos los tiempos, posiblemente el más grande jamás rodado. Una autentica obra maestra.


Cantando bajo la lluvia nos adentra en los inicios del Hollywood que empieza a hablar. Trasmite la esencia del día a día dentro de la industria cinematográfica y nos irrumpe al universo del cine dentro del propio cine. Es un film que irradia alegría por todos  lados, es un frenesí de optimismo y magia. Pero sin embargo no cae en los derroteros de la ñoñería ni la estupidez banal y simplona. Tiene  los  Ingredientes  perfectos para cautivar al espectador de  diferentes generaciones: una dosis de ingenio, amor, humor, música y baile además de escenas que han quedado  para siempre inmortalizadas ya no solo en la historia del cine sino en la cultural popular. ¿Quién no recuerda el número musical que da  nombre al largometraje? ¿Quién no la  tiene en mente cada vez que llueve en nuestras  ciudades? Uno de los momentos cumbres y apoteósicos es el júbilo de felicidad de Gene Kelly enamorado; escenificada en Un paraguas, una farola, una intensa lluvia  y una melodía perfecta junto con el popular y talentoso Gene Kelly, se convirtieron en toda una seña de identidad para toda  una  generación. Donde además se homenajea  a Chaplin. Como curiosidad de esta entrañable escena Gene Kelly llegó al plató con 40 grados de fiebre. Le propusieron de posponer el rodaje para otro día pero se negó en rotundo y la rodó con unos resultados inigualables a pesar de su estado  febril. Y en una sola toma!!!  Cierra los ojos y recuerda la cantilena Du-ruru-du,du-ruru-ruru –du…




No fue un rodaje  fácil. Los productores tenían diferentes criterios. Continuamente dudaban y variaban tanto los números musicales, como el guion e incluso poco antes del estreno llegaron a  suprimirse dos números  musicales; “You are my lucky star” con Debbie Reynolds  y otro con Gene Kelly, “All do is dream of you”, con el objetivo de agilizar y dar más  dinamismo  al  film. La MGM incluso maduró la idea de incorporar al reparto a Howard Keel visto en “siete novias para  siete hermanos” como estrella del filme, pero el éxito arrollador e inesperado de Un día en nueva York llevó a replantear la decisión hacia  otros derroteros. La MGM encontró su gallina de los huevos de oros y  tomo la decisión de contratar a gran parte del equipo de dicho film. No tuvo  inconvenientes en reparar en gastos; fichando tanto a  sus guionistas como al jovencísimo director Stanley Donen, donde  dejo  claro sus preferencias artísticas adjudicando  el papel de protagonista al celebre coreógrafo Gene Kelly.  A partir de estas decisiones se termino de establecer poco a poco la planificación del casting, solicitando los servicios de un  jovial bailarín, pero en ese momento inexperto actor Donald O ´connor en el papel de Cosmo amigo íntimo del protagonista y de una alegre y dinámica Debbie Reynolds, estrella en ciernes, obteniendo el papel de Kathy. No le fue fácil; ya que Gene Kelly jamás quiso  tener a Debbie Reynolds como partenaire puesto que no tenía experiencia en el baile. No fue otro que su gran amigo Fred Astaire, que le convenció  para que, no la apartaran del proyecto. Astaire se comprometió a dar las lecciones pertinentes  a Debbie.


 “Cantando bajo la lluvia” menciona en clave de parodia la transición de las películas mudas al cine sonoro, es decir la implantación de las Talkies en la industria del séptimo arte. Refleja con humor  e ironía los continuos problemas  que se desarrollan durante la preparación de una película. Asimismo da hincapié a las dificultades que tienen los artistas del cine mudo a adaptarse al cine hablado. El  film no deja de ser un canto  al amor y a la amistad, donde  nos narra los continuos trances y conflictos de la gran diva  de la época Lina Lamont (Jean Hagen) a la hora de  rodar su próximo largometraje pero tiene un lastre y no es otra que tener una voz chirriante, insoportable e irritable lo que le imposibilita para  continuar siendo la estrella del show business. Lo que provoca una tensa relación con sus  compañeros de reparto. El coprotagonista del filme es  otro divo del cine mudo, Don Lockwood pero empezara a sentirse  atraído por una aspirante a actriz que le hará captar no solo su respeto sino también su amor y el deseo de hacerla llegar a lo más alto. Todo ello enlazado con intensos y vivos números musicales que mantienen el interés de la trama  intacta. Momentos  memorables  como  el Good morning, un canto al positivismo del carismático trío protagonista donde mostraban todo  su talento o también el extraordinario numero de "Make 'Em Laugh", de Donald O'Connor.


Otra de las singularidades de Cantando bajo la lluvia es que tan solo 2 canciones fueron escritas originariamente para el film "Make 'Em Laugh" y "Moses" las demás canciones ya eran conocidas, puesto que sonaron en otras  películas con anterioridad, incluida “Singin' in the rain", oida en "Hollywood revue of 1929”.

A pesar de las críticas y de la recaudación obtenida tan solo consiguió un par de nominaciones a los  prestigiosos premios de la academia. En culpa por el arrase el año anterior de otro musical como era un americano en parís. Ni que decir que el arrollador éxito del musical propicio que el artículo del año sin duda fuera el paraguas que se  llegaron a vender a un ritmo vertiginoso.
El cine moderno ha intentado buscar el resurgir el género con títulos como  la triste“Bailando en la oscuridad” la dinámica“Moulin Rouge”, la sobre valorada “Chicago” o la irregular y lenta “Nine”.

¿Recuerdas algún musical que te  haya  tocado la fibra? ¿Qué número musical de la historia del cine te vienen en mente ?

Y ya que estamos en el mundillo de la música comentarte que la próxima entrada nos vamos de  concierto, pasaremos una noche con Michael Bublé , estate atento.



   




   

No hay comentarios: