lunes, 8 de noviembre de 2010

Una noche con Michael Bublé: El crooner del nuevo milenio.

Hola divaneros el pasado sábado 30 de octubre nos desplazamos hasta el anillo olímpico de Montjuic, para ir de concierto nada más ni nada menos que para deleitarnos de una de las giras más atrayentes y esperadas de los últimos años; el Show del artista internacional Michael Bublé al que muchos consideran un hibrido entre la galantería de Sinatra y la desvergüenza del mejor Dean Martin, otros lo califican sin titubear como el discípulo más aventajado de Frank Sinatra. Sin duda encajaría dentro del famoso clan del “Rat Pack” (Bogart, Sinatra, Sammy Davis Jr., Crosby y Dean Martin). A pesar de tantas comparaciones brilla con luz propia. Así que estírate en el diván y déjate seducir por el encanto de su música.

Michael Bublé aterrizo en Barcelona para presentarnos su nueva gira “Crazy Love tour”. Fue una noche intensa, llena de sensaciones, recuerdos, de entusiasmo, de grandes clásicos y admirables y campechanos monólogos que hicieron las delicias de un Palau Sant Jordi entregado al joven “Crooner”  canadiense.



Michael Bublé demostró estar al corriente de los ingredientes precisos del show business para ganarse el fervor del público sin caer en lo estándares y estereotipos de la actual industria musical; para ello no tuvo ni que esperar a los primeros compases de la penetrante versión de “cry me a river” con la que abrió el concierto. Al publico ya lo tenía de su lado antes incluso de exponer su portentosa voz, en su intento de dialogar con un frágil pero simpático y cordial español que luego quedaría aparcado para afrontarlo plenamente en ingles (una simple sugerencia, la siguiente gira aconsejable que le acompañe un traductor informático para toda aquella gente que no domina el idioma, la multitud se lo agradecería y permanecería más perplejo de su habilidades lingüísticas y artísticas).



El canadiense hizo gala de un estudiado repertorio plagado de éxitos identificables de la historia de la música álternadolos con temas compuestos por el mismo que le han lanzado al estrellato (Como la reciente canción sátira “Hollywood”). Bublé no se encuentra solo en el escenario, constantemente está arropado de una brillante, efectiva y cómplice “Big Band” además de una elegante escenografía compuesta de un buen diseño de juego de luces, pantallas gigantes que sigue cada movimiento tanto de sus pasos como la de su orquesta, efectos pirotécnicos y confeti para terminar de enganchar al vehemente e entusiasta público. Pero todo ello quedaría en balde si no sacara a relucir ese carisma, esa gracia y el inevitable talento, que lo han encumbrado en poco más de un lustro en el autentico rey 'crooner' de nuestros tiempos.



Una magnifica velada donde Bublé demostró que se mueve como pez en el agua sobre el escenario y que no tiene ningún prejuicio a la hora de arriesgarse y plasmar su esencia, su elegancia y garra en los dispares terrenos de la música sea rock, jazz, soul o swing, como llegar con la misma naturalidad al pop juvenil y a las tiernas baladas. Entre otras piezas sonaron pegadizas versiones de “For Once in My Life”, “You Don't Know Me”, “everything”, “crazy love”. Clásicos de Sinatra a Van Morrison pasando por The Eagles y la Streisand.


El calor e intensidad fue in crescendo, hasta convertirse en una fiesta conjunta (“Save the last dance for me”, “Twist & Shout” , “Heartache tonight” o la estupenda balada “Home”) propicio el momento de más delirio, el más cercano si aun cabe más al dirigirse e involucrarse al centro de la pista al son de la popular, y alegre “All I Do Is Dream Of You”(canción que sonaba en el film de los hermanos MarxUna noche en la opera” y años posteriores en Cantando bajo la lluviaescrita por Arthur Freed).bajo el ritmo del grupo Naturally 7 haciendo de coros y alrededor de los fans coreando con entusiasmo sus canciones al más puro estilo de su amigo y compatriota canadiense Bryan Adams provocando el delirio.




Como si del mejor programa de humor se tratara irradio chispa, desparpajo y descaro donde incluso se atrevió a imitar al genuino e irrepetible rey del pop Michael Jackson entonando el clásico “Billie Jeam” y recrearse en el hit del verano “I gotta feeling” del grupo The Black eyed peas; y la pregunta del millón que se hacia la mayoría de asistentes ¿Para Cuando el salto para alguna producción de Hollywood, donde pueda demostrar ese talento para la interpretación y la comedia? Al tiempo.

Michael Bublé jugando a ser Michael Jackson


Para cerrar la actuación, nada mejor que entonar el pegadizo single "Haven't Met You Yet" de su último disco “Crazy Love”, enlazando con la adaptación sorprendente y esperada del 'Feeling Good' y terminado la función con una intensa y conmovedora “Me & am; Mrs. Jones”. Un broche de oro para tan extraordinaria y fenomenal noche que había empezado con intensidad y entusiasmo con la energía y eficacia del grupo vocal Naturally7 que arranco los aplausos de la multitud.


Cartel del Crazy Love Tour


Atentos a la siguiente entrada, se admiten sugerencias.


Disfruta de alguno de sus videos:



                                          


                                                   
                                           

                                           





2 comentarios:

Anónimo dijo...

AYYYY!!!! Que envidia me dan, nosotros no podíamos ir porque teníamos una boda y claro era un evento que no podemos decir que no...pero bueno cómo este muchacho es joven seguro que vuelve pronto y nosotros estaremos hay los primeros y si podemos nos colamos en el backstage...espero que hayan disfrutado mucho los que fueron...mis felicitaciones...

erase una vez dijo...

Hola! Yo también estuve en “El Palau Sant Jordi” en el show “Grazy Love Tour” de Michael Bublé, disfrutando de sus canciones, de la formidable orquesta y del ritmo “Naturally 7”. Estoy de acuerdo con tu idea del traductor instantáneo, pues ciertamente, me perdí más de una frase. Me hubiera gustado conocerte durante el concierto, otro día será, sigo tras tus entradas. ;- ))