jueves, 28 de julio de 2011

BARCELONA VIBRA CON BON JOVI

Bon jovi, el grupo de New Jersey liderado por el cantante americano John Francis Bongiovi, ha pasado una vez más por Barcelona, y  como en las otras seis ocasiones que habían actuado en la capital catalana han vuelto a demostrar que  el rock no está muerto, logrando triunfar  ante sus fervientes seguidores con una  batería  inacabable de grandes éxitos.  Agrandando con méritos propios su  leyenda  de gran grupo de revienta estadios.


Esta noche en Barcelona, he presenciado un concierto apoteósico, Bon jovi, ha dado  una  clase magistral de entrega, energía y de rock envolvente  ante  el fervor de los 45.000 espectadores que se congregaron en la montaña mágica de  Montjuic.  Bon Jovi ha gustado y se ha gustado.



El objetivo era presentarnos  su doble disco recopilatorio de éxitos en un detonador entorno festivo. Las 150 toneladas del escenario, la gran pantalla extra-grande para no perder comba de ningún solo  movimiento de los artistas y los 800.000 vatios de sonido harían el resto para arrastrarnos a 3 horas intensas, extraordinarias, lleno de nostálgicos acordes,  de ritmos actuales y música  frenética logrando estampar ese grado de esencia  y  magia que solo  los de New Jersey  saben imprimir y que como solo ellos saben transmitir  el júbilo del respetado.  


Las previsiones meteorológicas  apuntaban que en Barcelona caería  el gran diluvio universal, el cielo nublado presagiaba  lluvias, pero por suerte el tiempo se alió con Jon y compañía, respetando la esperada convocatoria. Sin lugar a dudas la velada más  importante de este insulso  verano de 2011. Y dicho y hecho, quince minutos más  tarde  de lo establecido el grupo americano apareció en escena,  Jon con una casaca  roja, deja claro desde el inicio  a lo que  venía, imprimiéndole un ritmo frenético al arranque del Show. De una tacada  nos  regaló  temazos como “Raise your  hands”, “born be my baby”,” it´s my life”, “bad medicine”o “Keep the faith, todas ellas coreadas y jadeadas a rabiar por sus fans con las manos  al viento.


No podían dejar de  sonar dos de los himnos más representativos del rock de  todos los tiempos, la emblemática “Living on a prayer”  y la contundente “you give love a bad name” desatando la  locura en todo el estadio. Al mismo tiempo que intercalaban canciones de su  etapa más actual: “ We Weren´t born to follow” ,” We got it goin´on” o “ Have a nice  day”.




La noche deparaba grandes sorpresas, desde la  versión  de la canción “ Vértigo” del grupo Irlandés U2 hasta un pequeño recital  en acústico en medio de la multitud, para sentir el calor y éxtasis del  gentío  totalmente entregado  a  las baladas más representativas del grupo como ” I ´ll be there  for you” o la inmensa “ Santa fe”.



El entusiasmo de la multitud permitió que  el grupo se encontrara  en su salsa, regalando al público barcelonés 2 canciones que no figuraban en el guión de la noche, improvisando la  eterna balada “Always” y el amor declarado que procesa a Barcelona  en “I love this Town”.  El público vibró, jaleó, saltó  al ritmo del poderoso  sonido  más característico de la banda, dejando  con ganas de que se les vuelva a ver pronto por la ciudad.


Para Jon Bon Jovi, Richie Sambora  David Bryan o Tico  Torres no pasan los años, pues con la misma fuerza y energía que en sus tiempos  gloriosos de los  80 y 90 han ido repasando y desgranando  cada uno de sus innumerables  y emblemáticos clásicos. Para algunos sin duda los años no pasan .Si  te dejas caer por San Sebastián estás de enhorabuena, mañana viernes es su próxima  parada por territorio español, no te los puedes, ni debes perder.



domingo, 17 de julio de 2011

Cine de los 80: VIAJE AL PASADO

Hola Divaneros ,hace un par de semanas, el 30 de junio mi padre y yo decidimos  dirigirnos al cine Urgell de Barcelona. Días previos nos habíamos enterado de la proyección de una sesión doble especial dentro de un ciclo de películas inolvidables, a la que han llamado “ Phenomena”.  El programa de aquel día  fueron dos títulos nostálgicos para la gran mayoría de la  generación de  finales de los 70 y mediados de los 80. No eran otras que las inolvidables aventuras de Marty Mcfly  en “Regreso al futuro” y  la entrañable y conmovedora “E.T, el extraterrestre” de Steven Spielberg.


Una  sesión para que la gente de hoy recupere los clásicos en pantalla grande y para los que, como yo, éramos pequeñajos o no tan chavales en aquella época  y que ahora desde la distancia empezamos a echarla de menos  entre  la melancolía y las cómplices sonrisas de la nostalgia volvamos a gozarlas. El viaje  fue de lo más real, como si nos hubiéramos subido de pleno a los mandos del Delorean e indicáramos la  fecha  exacta  y lugar a donde queríamos retroceder en el tiempo. Los aledaños  del cine estaban repletos de gente….. gente  joven…… gente mayor…… gente de todas las edades se agolpaban para  fotografiarse  con un modelo  expuesto del  coche del  film que  pilotaba nuestro tenaz  Michael J fox.


De repente  observamos  el cine repleto como años  no se veía, 1800 butacas ocupadas ( y por segundo día consecutivo),  y aun quedaban  20 minutos  para que la sesión empezara y no había manera de  encontrar  un asiento  libre, bufff que de recuerdos la de buscar un asiento donde  poder ver el  film en un lugar  digno, sin que nos  tapen; os acordáis de esa sensación? Sin duda hoy impensable. O ver  a la mujer de las palomitas, estresada de la cola que se  forma para comprar chucherías, refrescos y frutos secos, tal cual años 80 cuando la piratería en internet no existía.  Si lo sé, las han pasado mil veces en Tv, pero la sensación de dejarte envolver por  sendos films  en  pantalla grande es  increíble, atrapándote con su sonido envolvente y si se tratan de films míticos aun razón de más peso. La gente va  con ganas de ser parte del film, con ganas de reencontrarse con  los personajes que ya  forman parte de su  vida, de su  particular  familia imaginaria, Mcfly, doc, Elliot (Henry Thomas), E.T o de tararear las legendarias bandas sonoras de Alan Silvestri  y John Williams, sin duda dos de las partituras más reconocibles de la historia del cine.



La sensación es única, como si de un teatro se tratara, el público  jaleando  al unísono  y  espontáneamente cada escena mítica como cuando Elliot y E.T se desplazan  en bicicleta  delante de la luna o cuando Doc le enseña  a Mcfly la fabulosa máquina del  tiempo, silbando los besos o hazañas de los protagonistas, o aplaudiendo a rabiar cada una de las secuencias y  diálogos  que en su día nos hicieron soñar. Mi padre  y yo salimos como dos chavales del extraordinario viaje al pasado.


Si tienes la  oportunidad no olvides  pillar una entrada para  próximas citas, te aseguro que volverás a sentir la esencia de ir al cine, del buen cine, a gozar de la magia que en su día  viviste, de transportarte  al rincón que  creías que tenías olvidado en lo profundo de tu ser.  Mientras esperaremos  con ansias  que vuelvan en septiembre con  nuevas propuestas  como “el resplandor” o “Superman”. Desde  mi blog  hago una serie de  peticiones , queremos volver a  ver  en pantalla  grande “Lady Halcón” , “Star wars”, “Los Cazafantasmas”, “Dracula” ,”Blade Runner”, “2001”, “Willow”, “Los  goonies” o “los gremlins”  para  acabar de rememorar   nuestra  intacta  juventud.

¿Divanero, que film te gustaría poder volver a ver en los cines?