lunes, 23 de abril de 2012

Devuélveme a las once menos cuarto de Víctor Charneco


 Cierro los ojos e intento trasladarme mentalmente a mi Barcelona natal y sentir lo bella y asombrosa que debe estar la ciudad en una de las fechas más mágicas  y señaladas en Catalunya, hoy se celebra Sant Jordi, el día del  libro  y de la rosa,  donde sus ciudadanos se  vuelcan  por todo lo alto en tan bella tradición y celebración.  La ciudad va despertando bien engalanada, con su mejor traje, de etiqueta,  resplandeciente, embellecida con miles de stands de libros  y  perfumada en cada una de los rincones de la urbe de ese olor  de pasión, amor  y buenos sentimientos que nos da las rosas.

De lejos observamos a los escritores , los novelistas, preparando ilusionados  sus  dedos para aguantar  horas y horas de firmas  a la par entusiasmados y encandilados de ver como los lectores se agolpan para  conversar y descubrirse por cada uno de los viajes que  nos  regalan al introducirnos en cada una de las historias que generan  para que nos perdamos  por cada una de  las paginas.

La tradición escribe que el chico debe regalar  una rosa y ella  conceder un libro, así que si aun no sabes qué libro conceder o regalarte, no lo dudes,  este año te recomiendo “Devuélveme a las once menos cuarto” una novela escrita  por  el periodista Víctor  Charneco,  su primera novela  publicada para ediciones Carena . Una original obra de sueños,  con  una narrativa muy cinematográfica, dinámica, ágil, y sorprendente, su trama  te atrapara al instante pues es de esas que te quitas el sombrero, ¿qué pasaría si te despiertas y dejas en la almohada un sueño y el que viene  detrás lo sueña? Eso es lo que le sucede una mañana de abril a Martín y a Bruno, los principales protagonistas de esta  intensa  y original  obra que  desde el diván te recomendamos.  Un hecho que cambiará  de alguna manera sus vidas.

Divanero , búscalo delante del liceo que hoy estará firmando  el libro





1 comentario:

bonitomundodecolor dijo...

Te encontraba a faltar McFly, en el día de “Sant Jordi”, pero veo que desde Madrid no te has podido olvidar de esta jornada, acompañándonos en la lontananza a través de la red. (…) Tienes razón, como cada año en la diada, las vías de esta Ciudad viven llenas de gente a rebosar, fiesta llena de actividades culturales, arropada por el estallido de la bella primavera, salgo en busca de un libro para poder regalar, esperando en correspondencia me obsequien con una rosa. Con las calles repletas de flores multicolores, en los stands firman los autores favoritos y entre felicitaciones, respiro alegría e ilusión, olvidándome por unas horas, del malvado dragón amenazante de la crisis, pero viviendo la reacción ciudadana, el éxito del futuro está asegurado. ¡Hasta pronto McFly!
;- *)