jueves, 23 de agosto de 2012

Bailando los 100 con GENE KELLY



Recuerdo que uno de los primeros post que escribí hace ya la friolera de dos años en nuestro  consultorio del diván de Mcfly  fue para honrar y ensalzar el musical  “Cantando  bajo la lluvia”, uno de los musicales que más he visionado y que más han marcado mi vida,  uno de esos  films que te cambia el carácter, té aporta optimismo y te atrapa por completo por muy afligido o desconsolado que nos encontremos. ¿Qué quieres que te diga  de este musical que no te haya  contado ya? mágico por no decir único, radiante por mucha lluvia que muestre el título del  film, sin duda una  bocanada de aire fresco en cualquier videoteca que un buen cinéfilo que se preste debe poseer.  Un film que cautivó a todo una legión de  espectadores, y que acabó por encumbrar para siempre  la figura  del gran Gene Kelly.

Es justamente hoy jueves cuando se hubieran cumplido 100 años del nacimiento de una de las personas que más ha enriquecido no solo el universo del cine sino también la industria de la  música, un completo artista que tanto le daba a un roto que ha un descosido, y  siempre  con  una excelencia exquisita. Todos los adjetivos positivos que se le puedan atribuir  le van como anillo al dedo, con un estilo peculiar, reconocible y atrayente forjando entorno a su  figura a un gran y ágil bailarín, un enorme coreógrafo, un tenaz actor y un activo director de cine que engancho a millones de públicos y que a día  de hoy aun atrapa a una nueva hornada de jóvenes talentosos.  


Al hablar de Gene Kelly nos viene enseguida a la mente una farola, una gabardina, una sonrisa, un paraguas, un policía, y muchos pero que muchos  charcos de agua que alguien como si de un niño pequeño se tratará se dedica a salpicar y chaporretear de felicidad. Exacto, sin duda se trata de la famosa escena de “Cantando bajo la lluvia”, una escena que lo convirtió en inmortal para el resto de la humanidad, y  que tanto como tú, y como yo, ¡si tu también!, ahora no te me hagas el remolón, ¡reconócelo!, de pequeños o  incluso de mayores cuando hemos  estado felices  hemos recreado y reproducido  en alguna ocasión de nuestras vidas, y  todo ello es gracias al ingenio de sus creadores Stanley Donen y  dando especial hincapié al magnetismo de Gene Kelly.
Pero Gene Kelly es mucho más que “Cantando bajo la  lluvia”,  seguro que si cierras bien los ojos,  y haces  memoria, seguro que recuerdas  muchos más momentos donde sale él, pues su filmografía está repleta de  grandes películas, de grandes números musicales.  “Las modelos”, “El pirata”, “Un americano en Paris”, “Siempre hace buen tiempo”, “los tres mosqueteros”, “Brigadoom” o “las señoritas de Rochefort”.



Vicenti Minelli Y Stanley Donen fueron dos piezas importantes a la hora de pulir su esencia cinematográfica, directores imprescindibles que supieron plasmar las inquietudes artísticas de Kelly.  Su carrera que se vio truncada a raíz de la muerte de su mujer causada por la leucemia. La pericia y destreza que trasmitieron sus maestros las asimiló para ponerse detrás de las cámaras con muy buen arte.  Aun a día de hoy es recordada y celebrada “ Hello Dolly” con la diva Barbra Streisand o  otros títulos como  “ El club social de Cheyenne”o “Guia para el hombre casado” entre otras.

Su alegría, su  magia, su chispa contagio las butacas de  todas las plateas, de esos actores que su presencia ya presagiaba que algo bueno nos depararía. Todo un Icono del cine, que fiel a su estilo  se convirtió en un alegre americano en Paris, un audaz mosquetero, un apuesto pirata o un marinero recién llegado a Nueva York junto a Frank Sinatra. Pero siempre aportando su chispa, satisfacción, y carisma.
Su garra, su pasión, su estilo dinámico, jovial, alegre  y positivo contagio a los jóvenes convirtiéndose enseguida en calara  referencia de artistas  de la talla de Michael Jackson, Madonna o el mismísimo Jackie Chan.  



El cine musical nunca ha vuelto a ser lo mismo sin su presencia (ni sin la de Fred Astaire, al que querían inútilmente rivalizar cada dos por tres) pero los cinéfilos nos acordamos de él cuando en  nuestra ciudad  rompe a llover. Quiero imaginar  y pensar que cuando llueve es porque  Gene Kelly está bailando allá arriba zapateando sobre las nubes hasta hacer llover  para que la naturaleza se convierta en un gran baile al son de los truenos y relámpagos,  todo un espectáculo como  lo era  él.  ¿Y por qué no? Si ha trenzado  algún numero artístico con el mismísimo ratón Jerry, soñar es gratis, ¡pues eso! Nos vemos en el próximo post. No dejes de 
soñar.



1 comentario:

bonitomundodecolor dijo...

Gracias por recordarnos que hoy 23 de agosto, sean cumplidos los cien años del nacimiento de Gene Kelly. Y agradezco el darnos la oportunidad de poder disfrutar de los videoclip de Gene Kelly & Donald O’Connor -dance medley 1959 y el Summer Stok Dance, imágenes desconocidas por mí, con ese arte exquisito, todo un lujo. (…) ¡Sí yo también lo reconozco! Que en momentos de desanimo, tatarear mentalmente “Cantando bajo la lluvia”, me ha ayudado a salir de una mala situación, pues su hechizo vital, su alegría y dinamismo, me han contagiado su chispa, ¡El mundo despierta haciéndome volar!, sentirme feliz y por supuesto McFly no dejo de ¡Soñar…! ;- *)