jueves, 21 de febrero de 2013

Crítica: EL VUELO

                            

Robert Zemeckis vuelve al cine convencional,  dejando atrás los experimentos animados que tan desiguales resultados cosechaba ante crítica y público.  El prestigioso director de obras tan emblemáticas como “Regreso al futuro”, “Forrest Gump” o “Naufrago” precisaba urgentemente de un nuevo éxito comercial para no caer en el olvido  tras “ Polar Express” o “ Beowulf” realizadas  únicamente por su tozuderia de hacer algo boyante dentro de  la animación.  

El vuelo, busca el debate. ¿ Se puede considerar como héroe a un piloto adicto a la  bebida que salva  centenares de  vidas en una maniobra imprevisible y arriesgada? O  se le tiene que juzgar sus actos por su imprudencia e inconsciencia?  De esta  sencilla pero complicada pregunta  brota la autentica premisa del film .

El vuelo, tal vez no sea la película redonda que el director americano buscaba, pero a pesar de su larga  duración el trayecto que nos  tiene preparado no decae en ningún momento. La primera media hora es 100% Zemeckis.  Eléctrica, ágil, vertiginosa, lúcida  con una maestría  tras las cámaras  solo comparable al mejor Spielberg de los  80. Tras este espectacular  arranque las  turbulencias  cesan y  nos adentramos en la parte más intima y compleja de los personajes  pero no por ello menos tensa; enfrascándonos en los tumultuosos confusos y complicados  juicios de valores ,  éticos, de dilema moral , las  adicciones a las drogas , al alcohol y como todo ello puede salpicarnos  en la vida.

Zemeckis tan solo debe dejar el piloto automático para que el film planee por las carteleras de  todo el mundo con equilibrio y efectividad. Para ello ha sabido  rodearse de la mejor  tripulación posible, encabezado por el comandante Denzel Washington que  vuelve a demostrar la  enorme capacidad de registros que atesora segregando una credibilidad inhumana , por lo que nuevamente aspira a  un nuevo Oscar de la Academia ( aunque no tiene  nada que hacer ante  Daniel “ Lincoln” Lewis) y  de la presencia del orondo John Goodman que poco a poco va ampliando su filmografía con títulos inolvidables en pequeños papeles  secundarios .
Si hay que ponerle  una pega  seguramente esté  en la vertiente romántica, a mi entender no del todo bien encauzada ni conseguida distrayendo por momentos lo  que  realmente se nos ha venido a contar.
Un soplido de aire fresco y original film dentro de lo rutinario y banal que año tras año nos llega desde el  otro lado del charco que busca  dejarnos un intenso  mensaje de fondo. No te la pierdas!
Te dejo con  la intimista canción de la voz de Bill Withers que forma parte  de la banda sonora de EL VUELO.

                                



1 comentario:

Anónimo dijo...

Con un inicio sorprendente e impresionantes imágenes, donde se presenta un aterrizaje forzoso, con gran realismo descriptivo, que me dejó sin respiración, donde salvan la vida un centenar de pasajeros, gracias a la habilidad del piloto, pese al estado físico y emocional de su vida privada, destruido por, el alcohol y las drogas. Una gran interpretación de ^Denzel Washington^ que borda su papel, dándole energía y vitalidad, lógicamente tras el impactante comienzo digno de recuerdo, el ritmo de la historia paulatinamente pierde fuerza, centrándose el guión en averiguar la causa real del accidente y sus consecuencias morales. Interesante y entretenida,no recomiendo “Flight” a los que tengan miedo a volar. ¡Saludos! Alberto.