viernes, 5 de julio de 2013

Crítica de AFTER EARTH - Perdidos en la selva

                     

Hola divaneros, ¿ya de vacaciones? ¿Disfrutando de las cristalinas aguas del mediterráneo? O en todo caso, apurando los últimos días de riñas con el jefe por el trabajo  acumulado que se te ha ido amontonando sobre la mesa a lo largo de estas últimas semanas?  Sea la opción que sea no olvides de prender el ventilador, porque tela la calor que hace ahí fuera.
Y como suele habitual en estas fechas  solo hay dos sitios donde se puede  estar relativamente a gusto, sin morirse, ni deshidratarse de calor. Una es bastante friki, que no es otra que apalancándose en las puertas de entrada del centro comercial “El corte ingles” , para recrearse del poderoso frescor del aire acondicionado que tienen cada día en funcionamiento.  O  bien y más recomendable por un servidor, perderte  por las salas de cine  a ver alguno de los pocos títulos llamativos que de momento nos ofrece la cartelera.
 
Con ese objetivo yo me acerque a unos  cines de Madrid para en principio disfrutar y deleitarme de uno de los “blockbuster” de este verano 2013. Mi decisión final fue  en está ocasión “AFTER EARTH” protagonizada por Will Smith (gran amante del género: “Independence Day”, “yo robot”, “men in black”), o mejor dicho por su hijo, Jaden Smith, puesto que Will en esta ocasión tiene casi un papel  testimonial...  Su presencia se debe a  dos factores, una  a promocionar aun mas a su retoño (al que recordamos por  su entrañable papel “En busca de la felicidad”)  y  dos, a vender el máximo números de tickets alrededor del mundo merced la imagen de  uno de los actores que caen mas en gracia ante el espectador.  Y cuando se  tiende a tener  estas dos premisas como pauta suele salir siempre una película nefasta.

“After earth” es un thriller futurista de ciencia ficción instaurado en un mundo postapocalíptico. Donde la humanidad abandonó la tierra hace ya unos mil años para buscar refugio en nuevos planetas.  Un general de los Ranger y su hijo, joven, un aspirante y  joven promesa que quiere destacar como futuro ranger a toda costa padecen un accidente que les obligará permanecer en nuestro antiguo  y placido planeta. Pero ¿estarán solos?, ¿estarán heridos?...
 
Todo ello parece más bien sacado de un videojuego  con un nivel de jugabilidad para principiantes más que para un amante del séptimo arte que quiere ser saciado con una buena dosis de bichos, tensión  y acción. Una historia de aventuras plana, bien sencilla, con poca acción, poca tensión  y ningún peligro  que saltear. El envoltorio sin duda es bien atractivo,  un mundo futurista en una tierra selvática, sin vida humana y con algún animal feroz  suelto; en ocasiones incluso extrañaba  el balón Winslow de “Naufrago” y  los gritos de  fondo de Tarzán para terminar de obtener  un  buen y completo atrezo.  
El responsable  del  film es M. Night Shyamalan, aquel que iba a comerse el mundo tras  los sonoros éxitos de “El sexto sentido”, “El bosque”, o “El protegido”.  En mi mente aun me vienen  en mente leer artículos con leyendas prometedoras; que si el nuevo Spielberg que  si el nuevo rey midas de oro,  pero entre tú y yo, pamplinas, se ha quedado ahí,  estancado, desde  hace año que no levanta cabeza, más bien parece abducido  por  los extraterrestres, más que por ingenio de algún ilustre realizador de serie B, porque  tras está  y la anterior “ Airbender”, mejor que se tome un largo respiro y se replanteé su carrera.
Ya  puedo asegurar y poner  la mano en el fuego que este film se va a nutrir allá por el mes de febrero de todos los premios “razzies” de lo peor de lo peor.
Nos leemos amigos!!
                       

No hay comentarios: