martes, 27 de mayo de 2014

Días grises, dias rojos, dias marrones


 
Buenos días divaneros, tras el lluvioso día de ayer lunes me he animando a dejaros un nuevo post para hacer más llevadera esta mañana. Os habréis fijado que vivimos en una sociedad que quien más quien menos siempre tenemos que soportar alrededor nuestro, al gruñón de turno, al contrariado de por vida que parece que está al acecho de un día de lluvia torrencial, para sacar todo el arsenal de negatividad que tienen. Parece que se les mente entre ceja y ceja  que deben de dar lo peor de ellos, para acabar de fastidiar el día al prójimo y desmoralizarnos. Pero luego eso sí, encontramos aquellas personas que hacen de contrapunto, bueno, en definitiva, los que los que yo llamo MR WONDERFUL.  Aquellos que te pintan la vida de color de rosa a pesar que a veces es gris, morado, o marrón.  Y es que los días son como son, no siempre son la alegría de la huerta, algunos son bien  aburridos, otros agotadores, otros radiantes, a veces malos y otras veces muy malos. A lo mejor hay días que no saldrías de la cama. Conozco a una persona que se metía en la cama a las ocho de la tarde cuando el día le iba tan , tan mal que creía que se mentalizaba en que no lo podía remontar.

Pero no te dejes  vencer por esos momentos y actitudes, siempre hay  algo que nos puede activar,  desde una  “frase bonita”o salir a pasear, ir en bici, conducir, un mensaje de un amigo o amiga, o incluso de alguna desconocida que te  pueda llegar a sorprender… todas ellas grandes alternativas y bien pacíficas a estampar la taza del desayuno contra la pared, además de que luego no tienes que pasar la escoba a recoger el estropicio generado.  A ver, estoy de acuerdo, a veces alguna de estas frases es tan irrisoriamente tópica que solamente se acoplaría en la vida de un budista o de alguna jovial o “peter pana” pastelosa ñoña, pero tiene parte de razón.

Uno de esos malos días que me quejaba por alguna de mis absurdas tonterías alguien cogió un calendario, arrancó y rasgó la hoja del día (pongamos que hablamos de un 26 de mayo) y me apuntó no sé cuantos días de vida te quedan pero, te queden los que te queden, te queda uno menos que has perdido de las manera más tontamente posible, que no es otra que  quejándote.

 Y es que amigo, deja de pensar en que la vida son únicamente horas, o días, es mucho más que eso. La vida es un carnaval, donde hay que bailar de noche y día, la vida son momentos compartidos y experiencias acumuladas que nos hacen sentir como ráfagas de luz y de color. A veces el trayecto, el camino, puede ser duro, pero hay que vivirlo, y perseverar , por suerte y para nuestro alivio a veces también es un camino de rosas, ( y más de lo que  nosotros mismos nos creemos), pero es la que nos ha tocado vivir y solamente la podemos cambiar con un nuevo enfoque diferente, perseverancia , risas, ilusión, magia, sueños , acompañado de los amigos, y nuestra gente en definitiva con una  poderosa actitud positiva sin dejar de hacer lo nuestro, sin dejar de trabajar, de patear la ciudad puerta tras puerta, corregir exámenes o picar piedra en una  obra a altas temperaturas

Aunque el día pinte mal podemos buscar en él pequeños placeres, algún capricho, algo que te haga sentir bien… para mejorarlo, un buen helado, un Gintonic, un zumo, un banquete de nuestro mejor manjar o una partida de cartas con los amigos alrededor de unas birras. Y cuando el día pinte bien, disfrútalo. No dejes para mañana buenos momentos, risas, compañías, besos, amar, hacer las paces… porque no sabes cuando la vida te lo va a poner más difícil.

No olvides compañero, cada día es un regalo y es decisión nuestra hacer que cada uno de ellos valga la pena. Para acabar este pequeño  post os voy a regalar una canción , nos vemos pronto!!!
                
                

No hay comentarios: