martes, 17 de junio de 2014

Esas pequeñas cosas que dejamos atras. HOLIDAYS


Ya hace dos semanas que acabó lo nuestro, y desde entonces no sé de ti, es más me duele aceptar que ya no estás conmigo. Volví  nuevamente a ese lugar, en aquella cuchitril cafetería de plaza Catalunya en tu búsqueda, con los brazos abiertos y con la mayor de las ilusiones. Hoy si está desbordada de gente, los camareros no dan abasto, no como aquella triste tarde de sábado lluvioso en la que partiste en dos mi corazón donde casi estábamos en familia.  Rememoré aquel instante corto, conciso, en el que no te falto valor alguno para dar media vuelta y alejarte sin mediar palabra de la manera más cobarde sin darme una mínima explicación.  Perdona por escribirte y por intentar sacarte de mi mente, Iluso de mi, pensé que estarías ahí sentada apoyada en la mesa, sin tomar nada, ni    ni café, pero ahí, te suponía esperando para regresar junto a mí, pero ¡no!, pero entiéndelo no podía dejar de pensar en ti, esperaba que cumplieras mi sueño, mi deseo, que te quedases junto a mí, pero debo de olvidarte y  lo mejor que puedo hacer es dejarte marchar .
 Por  mucho que medite, reflexione y madure aún no entiendo  que extraña razón aconteció, ni que hizo decidirnos entrar en ese frio, desangelado local de diseño del que sería nuestra última cita y nuestro último cappuccino juntos. El final  lo tenías bien premeditado o ¿tan solo surgió de repente? Quizás, debí darme cuenta en como apartabas la mirada para alejarte de mí.  No me digas que estaba escrito en el universo, porque sé que no, pero visto así suena poético,  pero que conste que despertaste la peor versión de mi, lleno de rabia, dolor e impotencia.  Pero ok, creeré que es cosa del destino, no quiero comerme más la cabeza, será menos doloroso.  No me negarás que podrías haber encontrado un lugar más acorde a nosotros para materializar el trance, con mas luz, menos tenue, sin tantas sombras,  con más encanto, y haber actuado con más tacto, con algo más de estilo y respeto, ese respeto que nos fuimos ganando con los años. En mi mente no ha dejado de  resonar constantemente una de las tantas canciones que me tarareabas a pleno pulmón bajito y al oído.  Y como esa melodía, triste y desgarradora,  tu pérdida me dejó muerto y sin fe, me dolió tanto que me quebré durante aquella semana, ya no queda nada entre tú y yo.   Necesitaba escribirte  y desahogarme pues debí darme cuenta que llegados a este punto me abrazarías con puñales, jugaste a ser una mentirosa, traicionera, sin  duda para esto más vale vivir solo. Vete, pero  dime ¿recuerdas las noches de amor que nos dimos?.  
Este sentimiento me ha asfixiado lentamente durante esos días, ha sido cruel este adiós, casi sin mediar palabra, llegaste a mi iluminando, canturreando, entonando  canciones,  eras mi propio reflejo, cuando yo reía tu sonreías, cuando  yo estaba  chof  tu me alentabas con alguna bella palabra llena de ritmo buscando mi equilibro ante los problemas y las ilusiones que la vida me deparaba. Me has visto  enamorarme, emocionarme, whatsapear, estudiar, trabajar, llorar y sufrir. Eras sencillamente mi esencia mi centro, mi senda, mi camino, me acompañaste en mil aventuras, en mil episodios, en mil incidentes, descubrimos miles de km por toda España, incluso me acompañaste en algún mágico viaje por  Europa,  y por eso siempre te recordaré con una sonrisa, pero…déjame!, es tu decisión y la respeto, pero como siempre digo; la vida no tiene razón ni sentido
No puedo seguir esperándote, no te esperaré, me voy, es mas empiezo a sentir el calor, la chispa y la magia de otra. Si, más joven, más esbelta, nos estamos conociendo, pero ya tiene captada mi total atención, no sé si más alegre, pero si que me canta  nuevas  canciones que ni conocía y  eso que si hubiera sido por mi  hubiera ido de tu mano, pero me marcho en paz.  
Así que mi querida Sony Mp4, espero que seas feliz y aportes alegría  y  magia a quien te abrace, a quien le cantes, a quien te escuche, espero que el listado de canciones sea tan bueno como el que compartías conmigo,  pero eso si jamás rebeles cada uno de nuestros íntimos secretos, cuando suspires y me recuerdes, son nuestras historias y ahí quedarán.
Hoy soy yo que te dedica una  canción ideal para este verano que se acerca, espero que donde estés que la disfrutes y no dejes de silbarla ni bailarla. Pero tú , eso si, vete, sin mirar atrás, mientras me  iré  preguntando qué fue de ti. Nos vemos!!
              

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cuántos momentos compartimos con nuestra música. A veces es nuestra mejor amiga. Con ella sonreímos, añoramos, lloramos, nos emocionamos, enloquecemos...........
Me gusta sentarme en tu diván
Gracias!!