viernes, 22 de mayo de 2015

¿somos lo que recordamos?: nuestra infancia 35 años de PAC-MAN


¿Somos lo que comemos? Como dice algún spot publicitario  o  ¿somos lo que recordamos? Medítalo durante un breve instante.  Ahora haz un viaje en tu interior, y mira en tus adentros y dime, ¿qué recuerdas? ¿Que  es lo que ves ahí? Seguramente te estará pasando como a mí  y no podrás evitar sentir un frio escalofrió por todo tu cuerpo envuelto de una delicada añoranza y una frágil nostalgia al remover el pasado.  Incluso a ciencia cierta te vendrá  aromas que creías ya enterrados y olvidados que te transportan directamente a esos días. Y es que ya lo dicen, recordar es volver a vivir.  Tu  mirada probablemente brillará entre pequeñas lágrimas al recordar aquellas personas que ya no están entre nosotros y  otras que las acompañaran junto algunas sonrisas de complicidad, de afecto y cariño al recordar aquellos días  donde solo hacíamos que gamberradas a escondidas con aquellos amigos que hace décadas que ya no vemos.


Eran tiempos de bocadillos con chocolate, de untar el pan con Nocilla, de patear el balón en la mismísima calle sin tener que estar resguardado en un recinto o parque, de sentarnos alrededor de una mesa en familia u colegas y jugar algún juego (parchís, oca, tragabolas, cluedo). Tiempos  de  ir al cine y ver amistades raras y extrañas entre aliens y niños, de imaginar  conducir una maquina del tiempo, de limpiar cera  y quitar cera, de hacer la grulla o de buscar misteriosos y peligrosos tesoros piratas. Eran tiempos de  intercambiar los cromos que regalaban en los yogures Danone, de vivir aventuras, de cuadrar diferentes colores en el cubo de Rubik y de los primeros besos.  Pero también era la época donde los primeros ordenadores  y video consolas se colaban en los hogares y millones de familias de todo el mundo se enviciaban a un juego sencillo pero adictivo, y no os hablo del Tetris,  sino de PACMAN o más conocido COMECOCOS. 

Pues bien ese personaje  amarillento que le encanta zamparse a fantasmas ( Blinky, Pinky, Inky y Clyde) cumple ya 35 años.  35 primaveras haciendo las delicias de niños y adultos. 

Su creador, lo ideó para desmarcarse de los diferentes juegos alienígenas que asolaban por aquella época en los salones recreativos y buscaba algo que además aglutinará  el deseo de atrapar y enganchar al sexo femenino en el fascinante mundo de los videojuegos… y vaya si lo consiguió.  El aspecto del come-cocos inspirado en la forma de una pizza al retirar una porción dio la vuelta al mundo, en un abrir y cerrar de ojos, convirtiéndose en una  imagen icónica de nuestra cultura. Estoy seguro que aunque hace tiempo que no juegas te ha venido de repente a la cabeza el típico, simbólico, representativo sonido “waka, waka” y no precisamente  por el movimiento de caderas de Shakira, sino de las pastillas y píldoras que se engulle  nuestro héroe a través de los distintos  estrechos  pasillos laberínticos

              

Y el mundo del séptimo arte no ha querido pasar por alto esta efeméride, pues en breve se estrena entre nosotros “Píxeles” con Adam Sandler comandando una tropa de amigos para salvar la humanidad de los Aliens  que usan a PAC-MAN, DONKEY KONG o los SPACES INVADERS para destruir la tierra, a la espera que los científicos encuentren el arma para resistir el envite antes de que finalice el juego.

!Vaya que hora es! hora de cerrar por hoy la consulta, ya puedes abrir los ojos y regresar al presente, te ha gustado revivir  tu infancia, ¿ verdad?; no olvides que te espero cuando desees en el diván rojo. Para rematar te regalo otra buena melodía para que termines bien el día…Y no olvides; el tiempo pasa, los recuerdos quedan, hazlos perdurar.

                 

3 comentarios:

bonitomundodecolor dijo...


Siempre he pensado que mientras alguna persona recuerde sus vivencias con otras personas, padres, hermanos, amigos, vecinos, estos siguen viviendo, dentro de mí, por lo menos mientras vivo, algunas veces deseo comunicar por escrito mis recuerdos, tal como haces en tu blog McFly, pero no me atrevo. ¡Hasta pronto! ;- *)

bonitomundodecolor dijo...


Siempre he pensado que mientras alguna persona recuerde sus vivencias con otras personas, padres, hermanos, amigos, vecinos, estos siguen viviendo, dentro de mí, por lo menos mientras vivo, algunas veces deseo comunicar por escrito mis recuerdos, tal como haces en tu blog McFly, pero no me atrevo. ¡Hasta pronto! ;- *)

Mariajo dijo...

Hemos pasado de reunirnos en familia para jugar a los juegos de mesa a estar aislados comunicándonos a través del móvil y sin escucharnos la voz.
Hemos pasado de charlar con los amigos largas horas a pasar largas horas intentando charlar con alguien o intentando mantener una conversación durante largo tiempo.
Hemos pasado de divertirnos con nada a tener muy poco con lo que realmente divertirnos.
Para mí, mirar atrás y revivir esos recuerdos de antaño es un chute de energía y de optimismo para continuar con el presente, para que aquello que sentíamos y vivíamos en la infancia pueda seguir formando parte de nuestra vida sin que caiga en el olvido.
Guay. Me gusta cómo has dado la vuelta a la peli para hablar de los recuerdos...