martes, 31 de enero de 2017

MÚLTIPLE: La Identidad de M.Night. Shyamalan

  
Por mucho que nos quieran vender que estamos ante el enésimo regreso del visionario director M.Night Shyamalan (que nos asombró y jugó de mala manera con cada uno de nosotros como quiso en la fenomenal "El sexto sentido") olvídate, nada más lejos de la realidad. Shyamalan nos la vuelve a colar de mala manera, vuelve a prometernos una idea de lo más absorbente, vuelve a ilusionarnos con un coctel explosivo y nuevamente nos la mete sin piedad. Es tanta la ilusión de volver de nuevo a quedarnos atrapados por un guion hipnotizador sacado de su curiosa chistera que le perdonamos, una y otra vez, cada uno de sus proyectos fallidos. Cierto es que se aprecian fugaces destellos de ese talento que atesora como el gran director que es y en parte, se debe a que pocos como él saben jugar con nuestras emociones y sensaciones, pero igual de cierto debemos reconocer que llegar a niveles de originalidad, creatividad y suspense como aquel sonado film interpretado por Haley Joel Osment y BruceWillis se hace harto difícil de superar.

La trama es lo que ves en el cartel y en su sugerente tráiler, no esconde nada más, una obra bien intencionada con una fascinante idea que acaba diluyéndose en un abrir y cerrar de ojos... Haciéndose tediosa, plana y por momentos repetitiva.  En ella se entrelazan tres historias que podían haber dado más empaque al producto, siendo la parte donde tiene más presencia la psicóloga de nuestro oscuro personaje la más desaprovechada de todas ellas sin carisma ni temple alguno.
         
            

El punto de partida es tentador, observar como conviven, luchan y sufren dentro de una misma persona todo un amplio abanico de identidades a causa del llamado trastorno de identidad disociativo (TID) también conocido como trastorno de personalidad múltiple. Pero M.Night Shyamalan se pierde entre sus múltiples identidades, sinceramente ¿23 identidades? ¿No es de por sí algo excesivo? El prometedor y arrebatador arranque del filme se va apagando a medida que avanza el metraje quedándose ahí anclado, sin acabar de avanzar, sintiéndonos como sus protagonistas encerrados en una habitación esperando que suceda algo y se abra una ventana que nos libere de la asfixia contenida algo que no acabará sucediendo.


Múltiple es una película de suspense que te mantendrá en vilo con pequeñas dosis de terror, donde los sustos y los sobresaltos escasean pero no así la angustia y el desasosiego. El director de origen Indio M.Night Shyamalan juega hábilmente con nuestra claustrofobia, con la oscuridad y con esa capacidad de crear una atmósfera inquietante que es lo que sostiene realmente que nuestra atención mantenga el interés por la historia.
Donde todos estaremos de acuerdo es en el arduo y fantástico trabajo que realiza el actor norteamericano James McAvoy desdoblándose de manera habilidosa en cada uno de los diferentes e inquietantes identidades que campan a sus anchas por su mente con gran naturalidad. Disfrutamos de un McAvoy terrorífico y enternecedor, cambia de manera habilidosa con solo una mirada la atmosfera de la historia  imponiendo un lado más inquisidor, otra más dulce o ingenua según las necesidades del guion, sorprendiéndonos con su juego de registros. Con semejante interpretación se nos presenta una vez más uno de los puntos de unión de la filmografía de Shyamalan, la de hacernos partícipe de una serie de personajes atormentados y frágiles con una infancia nada tranquila, llena de angustias, traumas y problemas.

Si deseas conocer cada una de las identidades no dejes de pasarte por  tu cine  más cercano y me cuentas que te ha parecido. Te espero en mi consulta a cualquier hora del día, nos leemos.